Carlos Monzón, a 26 años de su trágica muerte

0
5

El 8 de enero de 1995, el histórico boxeador argentino sufrió un accidente de tránsito en una de sus salidas transitorias de prisión.

Carlos Monzón, a 26 años de su trágica muerteCarlos Monzón: cuando se mató le quedaban 14 meses de cárcel.

Este sábado 8 de enero se cumplen 26 años de la trágica muerte del boxeador Carlos Monzón, quien falleció a sus 52 años en un accidente de tránsito en 1995. Sin lugar a dudas, una de las figuras más controvertidas en la historia del deporte argentino.

Arriba del ring, el santafesino no dejó dudas de su talento: fue campeón del mundo durante siete años y logró 14 defensas exitosas del cinturón de los medianos. Sin embargo, su vida privada estuvo muy lejos de ese mismo esplendor: fue condenado por el femicidio de su esposa, la modelo y actriz uruguaya Alicia Muñiz.

Luego de tirar a su pareja desde un balcón de Mar del Plata en febrero de 1988, el máximo representante del pugilismo argentino fue condenado en julio de ese mismo año a pasar 11 años tras las rejas.

Ya en 1995, atravesaba el último tramo de su condena (le restaban 14 meses) en una cárcel ubicada en la ciudad de Las Flores, Santa Fe, y hasta se había ganado del derecho de algunas salidas transitorias.

El 8 de enero, aprovechó uno de esos paseos para disfrutar de un asado al que lo había invitado su amigo Jerónimo Mottura. Alrededor de las 17, emprendió el viaje de regreso al penal, donde debía presentarse antes de las 20.

No obstante, nunca llegó a destino. En el paraje Los Cerrillos de la Ruta Provincial 1, al noreste de Santa Rosa de Calchines, tuvo un accidente de tránsito con el Renault 19 gris que manejaba, y en el que viajaba junto a su cuñada, Alicia Fessia, y Mottura, quien también perdió la vida.

Según las pericias, el vehículo perdió el control al morder una banquina y, tras dar siete vuelcos, quedó destrozado.

La gloria deportiva de Carlos Monzón

Carlos Monzón no solo es considerado uno de los mejores boxeadores de peso mediano de la historia argentina, sino también del boxeo mundial. Sus números son elocuentes: 14 defensas exitosas consecutivas en siete años, entre 1970 y 1977.

El 30 de julio de 1977, Carlos Monzón se subió al ring por última vez en una pelea ante el colombiano Rodrigo Valdez.

La primera vez que se colgó el cinturón fue en la histórica pelea ante el italiano Nino Benvenuti, el 7 de noviembre de 1970 en Roma. Tras noquear al entonces vigente campeón mundial en el duodécimo round, se quedó con los títulos de peso mediano de la Asociación y el Consejo Mundial de Boxeo.

Desde ese entonces, no perdió ninguna defensa hasta su retiro, en 1977. De esa manera, cerró su carrera deportiva con 100 combates: 87 victorias (57 por knockout), nueve empates, apenas tres derrotas y una pelea sin decisión.

El femicidio de Alicia Muñiz

Los primeros episodios de violencia de género protagonizados por Mozón salieron a la luz en 1977, cuando fue condenado a dos años de prisión por reiteradas agresiones a su esposa, Mercedes Beatriz “Pelusa” García, con quien tuvo cuatro hijos. Sin embargo, el indulto del gobernador santafesino Jorge Desimone hizo que evitara la cárcel.

Monzón en la reconstrucción del femicidio de Alicia Muñiz.

Una década más tarde, el 14 de febrero de 1988, asesinó a la madre de su quinto y último hijo, Alicia Muñoz, quien ya lo había denunciado dos veces por haberla golpeado.

Al llegar al chalet que alquilaban en el barrio La Florida, en Mar del Plata, ambos se pusieron a discutir. Fue entonces cuando Monzón, en estado de ebriedad, le pegó y estranguló a Muñiz, de 32 años. Luego, la arrojó inconsciente desde el balcón del primer piso.

El caso atrajo la atención de todo el país, mientras Monzón se empeñaba en asegurar que se había tratado de un accidente. Para disimular el hecho, incluso se había tirado sobre ella inmediatamente después de la caída.

El cartonero Rafael Crisanto Báez y el mozo Rafael Moyano testificaron contra el exboxeador, pero ambos fueron acusados de falso testimonio.

En julio de 1988, fue condenado a 11 años de prisión por el delito de homicidio simple. “No mató fríamente; fue influido por las circunstancias, pero actuó con plena conciencia de la criminalidad de sus actos”, señalaron desde el tribunal integrado por los jueces Carlos Pizarro Lastra, Jorge Issach y Alicia Ramos Fondeville.

Déjanos tu comentario